Inicio > Relaciones paterno-filiales > ¿Tiene la legítima los días contados?

¿Tiene la legítima los días contados?

Lunes, 1 de diciembre de 2014

Juan E. Sendra De Bona

 (TRIA4 abogados)

http://www.tria4.com

El 17 de agosto de 2015 entrará plenamente en vigor el nuevo Reglamento Europeo de Sucesiones, que introducirá importantes cambios en la herencia y en el derecho legitimario del Viejo Continente. El texto legal permitirá a los ciudadanos elegir la ley de sucesiones del estado dela Unión Europea que más les interese, siempre y cuando hayan residido en el mismo. 

Aprovechando la inminencia de estos cambios, asociaciones y expertos jurídicos han solicitado al Ministerio de Justicia de nuestro país, así como a los integrantes de la Comisiónde Justicia del Congreso de los Diputados, una modificación legislativa para suprimir la figura jurídica de “la legítima”, institución anacrónica que coarta la libertad de testamento, a juicio de los proponentes. 

Qué es la legítima

En nuestro país no existe, salvo raras excepciones, libertad absoluta a la hora de nombrar herederos. La ley impone al testador la obligación de dejar a ciertas personas (legitimarios) una parte del patrimonio, en pleno dominio o en usufructo.

 La legítima es, por tanto, la parte de la herencia de la que el testador no puede disponer libremente. La legislación reserva a los denominados “herederos forzosos” la porción correspondiente, salvo que el testador decida desheredarlos de manera expresa y por motivos tasados.

 La legítima es una de las tres fracciones en las que se divide el caudal hereditario. Las otras dos son eltercio de mejora y el de libre disposición. El primero de éstos puede utilizarse para beneficiar en especiala alguno de los descendientes, aunque deberá estipularse de forma expresa. El de libre disposición, por su parte, es el único lote de la herencia con el que el testador puede realizar lo que estime conveniente.

Cuantía de la legítima

La legítima estricta de los descendientes equivale a un tercio de la herencia y debe repartirse a partes iguales entre los herederos forzosos. La legítima ampliada integra también el tercio de mejora.

 La cuantía de la legítima varía en función del territorio en el que se resida y del número de herederos que concurran a la herencia. De esta forma, pueden distinguirse tres tipos: legítima de cónyuge viudo, de hijos y descendientes y de padres y ascendientes. 

El Código Civil, aplicable en la mayor parte del territorio nacional, establece que la legítima de hijos y descendientes equivale a las 2/3 partes del caudal y de esa cantidad, al menos 1/3, debe distribuirse a partes iguales entre los hijos y estirpes de premuertos. La legítima de padres y ascendientes llega a la mitad de la herencia, salvo que concurra cónyuge viudo.

 Orígenes y situación actual 

El origen de la legítima viene de antiguo, ya el Código Civil de 1889 recogía esta institución importada del derecho germánico. Es obvio que el contexto histórico de entonces poco tiene que ver con el actual y la obligación ha quedado desfasada y obsoleta. Tengamos en cuenta, por ejemplo, que la esperanza de vida en el siglo XIX no iba más allá de los cincuenta años y los miembros de una familia solían residir juntos, en explotaciones agrícolas y ganaderas y en las que todos (padres e hijos) contribuían al patrimonio familiar de manera conjunta.

 En la actualidad, las cosas son muy distintas y parecen poco lógicas estas obligaciones a la hora de realizar un testamento. Con el actual Código Civil en la mano, el testador sólo puede “librarse” de la legítima desheredando a los legitimarios. Pero dicha solución no es sencilla, pues sólo puede efectuarse en casos extremos (cuando el hijo intente matar al padre, abandonarlo, negarle el alimento etc.) y deben demostrarse tales circunstancias. 

Sin embargo, también existen voces que apoyan la continuidad de la legítima como herramienta de protección familiar y de la consanguinidad en casos de tragedias o infortunios, por ejemplo.

 Reglamento Europeo de Sucesiones

La entrada en vigor del reglamento europeo será una magnífica oportunidad para reformar la institución de la legítima. Algunas comunidades autónomas con competencias en la materia ya implementaron cambios al respecto. Así, en Navarra esta obligación testamentaria es simbólica, en Cataluña se redujo a 1/3 y en Aragón también se rebajó significativamente.

Las disposiciones del Reglamento Europeo de Sucesiones se aplicarán a las de los ciudadanos que fallezcan a a partir del 17 de agosto de 2015.Lo que parece evidente es que esa fecha será histórica, pues marcará un antes y un después en el derecho sucesorio de España y del resto dela Unión Europea.

 

Relaciones paterno-filiales

  1. Sin comentarios aún.
*