Inicio > Relaciones paterno-filiales > Los “deberes” de los hijos

Los “deberes” de los hijos

Martes, 28 de febrero de 2012

Teresa Ferrero Hidalgo

(Responsable de producto del Área Civil de Lex Nova)

Algunos podrán pensar leyendo este título que vamos a hablar de las tareas escolares que nuestros hijos traen a casa cada día, y en las que muchos de nosotros, queriendo o no, nos vemos involucrados de forma activa, lo cual pone a prueba además de nuestra paciencia, muchos conocimientos que en no pocas ocasiones están en el más profundo baúl de los recuerdos.

Lo digo sin ningún tipo de acritud, ya que nuestro deber como padres es ayudar a los hijos en todos o en casi todos los “problemas” que traen a casa.

El tema que nos ocupa son otros “deberes” no tan conocidos por muchos y que sin embargo existen, y son de obligado cumplimiento, son los deberes recogidos en el artículo 155 del Código Civil y que constituyen el contenido de la patria potestad desde la perspectiva de los hijos.

El artículo 155 del Código Civil dice que:

Los hijos deben:

  1. Obedecer a sus padres mientras permanezcan bajo su potestad, y respetarles siempre.
  2. Contribuir equitativamente, según sus posibilidades, al levantamiento de las cargas de la familia mientras convivan con ella.”

Este artículo enumera el conjunto de deberes que corren a cargo del hijo no emancipado frente a sus padres: la obediencia, el respeto y la contribución económica a las cargas familiares.

 A partir de aquí nos podemos preguntar sobre cuál es la duración de estos deberes y cómo se ejercitan éstos.

1. El deber de obediencia viene limitado por la vigencia de la patria potestad, es decir, mientras el hijo esté sometido a la patria potestad de los padres (sea menor de edad).

Se me plantea la duda de si este deber de obediencia es el mismo ahora que hace unos años -donde nuestros padres (muchos de ellos, no todos) lo imponían a sus hijos de una manera estricta, incluso férrea-, al que puede entenderse hoy, ya que a ver quién es el que hace entender a los hijos que deben “obedecernos” y no al revés.

Está claro que eran otros tiempos, pero a veces me pregunto si, aunque hayamos avanzado mucho en comunicación, en educación y en libertades con nuestros hijos, no habremos evolucionado o involucionado, y hayamos pasado, según se mire, si me permiten la expresión , “de una dictadura de los padres a una dictadura de los hijos”.

El deber de respeto a los padres debería ser algo consustancial a las relaciones paternofiales y considerarse como tal de por vida. El respeto mutuo entre padres e hijos debería existir siempre, incluso cuando los hijos abandonaran el hogar familiar o ya no estuvieran sometidos a la patria potestad de los padres.

2. El deber de contribución a las cargas familiares del hijo queda supeditado a la convivencia con la familia y las posibilidades que tenga de hacerlo.

Antes era normal que los hijos contribuyesen, y desde edad muy temprana, en cuanto empezaban a trabajar, a la economía familiar, ayudando al sostenimiento de la familia.

Hoy en día es cada vez menos frecuente que los hijos sometidos a la patria potestad estén trabajando, o por lo menos, es menos habitual que hace algunos años donde la excepción de hoy era la regla general de otras épocas.

Pero, de darse el caso, que los hijos menores que vivieran en casa trabajasen e hiciese falta su aportación a la economía familiar, en caso de necesidad, éstos deberían contribuir en la medida de sus posibilidades, lo cual es bastante chocante en una sociedad donde lo habitual es que los hijos sean los que demanden cada vez más a sus padres todo aquello que “necesitan” para poder moverse en el mundo de hoy.

Estos deberes que recoge expresamente el Código Civil y que en otras épocas ni se cuestionaban y que como hijo debías cumplir, y si no ya se encargaban de recordártelo, hoy en día se te ocurre decírselo a tus hijos y te miran como diciéndote:  “¿Pero de qué vas? “. Porque en la sociedad actual los deberes existen, pero para los padres, y muchas veces incluso los deberes escolares a los que nos tenemos que enfrentar cada día cuando nuestros hijos vienen del colegio.

Relaciones paterno-filiales

  1. Miércoles, 20 de febrero de 2013 a las 03:59 | #1

    los deberes de los hijos son muy importantes para la familia para todo y todos…

*